Fútbol vs. Tecnología

8 12 2009

Hace unos días me quedé sorprendido con unas declaraciones del secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, en la que aprovechando el anuncio de Sony del acuerdo con el organismo futbolístico para transmitir algunos partidos del Mundial en 3D, comentó que se sentía orgulloso de que el Mundial pudiese servir como plataforma para potenciar la tecnología en el deporte. 

Dicha declaración no hubiera trascendido de no ser por que Joseph Blatter, semanas atrás, defendió la no utilización de cualquier medio visual para ayudar a los árbitros a tomar decisiones durante el partido. Ya sé, ya sé… probablemente el Sr. Valcke se refería a la utilización de la tecnología para disfrutar la manera en la que se ve el fútbol más que su aplicación en los partidos. Sin embargo no deja de ser una contradicción… o una disparidad de opiniones en un organismo que se caracteriza por ser bastante reacio a cambiar sus puntos de mira en asuntos como este.

Sea lo que sea, los debates siguen abiertos. Unos apoyan el uso de tecnología para poder disfrutar de un partido más justo, sin decisiones basadas en una reacción rápida del arbitro, y si no que se lo digan a Irlanda (en este caso el uso del video les hubiera “echado un mano”).

Por otro lado están aquellos que prefieren dejar las cosas como están. Quieren disfrutar del juego tal y cómo ha sido siempre, con sus fallos, sus riesgos y jugadas polémicas que crean el debate cada lunes por la mañana. Y es que porqué no decirlo… el fútbol es así.





10 mejor que 11

1 12 2009

(Mi crónica)

Hace tiempo que un partido del Barcelona no requería de todo el equipo para realizar una actuación como la del domingo en el clásico. Enfrente estaba el Real Madrid, que no es poco. Tras un inicio un tanto torpe por parte de los azulgranas, las cosas se fueron nivelando. Ataques aquí, ataques allá, Cristiano con su gran oportunidad… pero nada. No era un futbol del que todos estabamos acostumbrados. Los clásicos por excelencia vienen con mucha acción y goles… o al menos en los últimos años. Pero por lo que se veía en la primera parte, uno sabía que ese partido no iba a ser de los que pasan a los libros. ¡Qué tan equivocado!  

La segunda parte empezó de la misma manera, el Barcelona apretando un poco más y controlando el esférico como ya viene siendo habitual desde que Guardiola asumió el mando. Todo parecía ir de perlas hasta que llegó la expulsión de Busquets por un error infantil. El Barcelona con 10 jugadores y con toda la segunda parte por delante. No hace falta decir que el bajón moral de la ciudad condal nada tenía que ver con lo que se reflejaba en la capital de España en aquel momento. Seguidamente un cambio, el gran Ibrahimovic sustituía al no tan gran Henry (su actuación no fue de lo mejor), y a los cuatro minutos, el sueco enganchó un centro de banda colando el balón en el fondo de la red con un Casillas que nada pudo hacer.

A partir de entonces el Barcelona sacó la garra a la que nos tiene acostumbrados. Valentía, coraje, presión y muchos kilómetros. Más que 10 parecía que eran 300 comandados por un descomunal Puyol seguido por Piqué, Valdes y el resto. Fueron los mejores minutos del Barcelona que sorprendió a un Real Madrid que pensaba que lo tenía hecho tras la expulsión. Ambos tuvieron sus oportunidades, pero la defensa azulgrana y la no tan buena puntería de Messi hicieron que el marcador no se moviera hasta el final. La pregunta que nos queda es: ¿que hubiera hecho el Barcelona si en lugar de jugar con 10 hubiera tenido 11? No lo sabremos pero lo que si que pudimos comprobar es (como dijo Churchill) que nunca tantos han debido tanto a tan pocos.





Opiniones las hay de todos los colores

1 12 2009

Como solía decir mi gran amigo Salva, cada uno llevamos un entrenador dentro. Qué si la alineación debería ser esta, que si tal jugador debería jugar más minutos, que el planteamiento de juego es el incorrecto. Lo dicho. Este blog, como muchos otros, será eso, una opinión más dentro del mundo del fútbol. Los habrá que estén de acuerdo y los que no… pero que sería de este maravilloso deporte sino fuera por las discusiones y opiniones de los millones de personas que pierden el sueño y defienden a su equipo en cada oportunidad. Y es que de opiniones las hay de todos los colores, y en mi caso es azulgrana.